Normalización de los errores

Con el nivel de información, herramientas y tecnología se está tendiendo a un alto grado de profesionalidad a todos los niveles y por tanto a una gestión muy eficiente. Sin embargo, esto tiene su lado perverso, porque todos queremos ser los mejores de cara a nuestros jefes, clientes, empresas, etc.

Esto nos lleva, a que cada vez es más difícil ver que la gente asuma un error como tal e intenta justificarlo de diversas formas, bien sea defendiéndolo desde un aspecto muy técnico al cual el interlocutor no llega, o simplemente basándose en datos sesgados.

Esto no ayuda para nada en la mejora de las empresas ya que supone un freno difícil de salvar.

Tenemos que ser conscientes que la base para la mejora en cualquier aspecto es el error, su análisis y la aplicación de los cambios necesarios para que no se produzcan o minimicen.

Y para que esto se produzca es muy importante normalizar el error como parte de un proceso de mejora, y aquí entra en juego la dirección de empresa, los ejecutivos, los clientes, los cuales deben objetivar el error en su justa medida y no ser totalmente intransigentes con los mismos, ya que, si no, la gente tenderá a ocultarlos y por tanto rompemos la cadena de mejora y eficiencia. Hay que analizar los errores, categorizarlos y darle una importancia acorde a su magnitud.

Con esto no quiero decir que ahora podemos cometer los errores que queramos, porque también hay que tener un control en este aspecto, es decir, no se pueden asumir errores repetitivos, ni errores graves derivados de la gestión de un área, ya que se entiende que existe un cierto control de dicha área a través de las herramientas y los profesionales de esta.

Pongamos todos nuestro granito de arena para normalizar los errores y mejorar en la gestión.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *